Exhiben a Sandra Cuevas y su expareja en intento de sustracción de dos menores


La polémica no termina para Sandra Cuevas, alcaldesa de la Cuauhtémoc, pues un video que se ha viralizado en redes sociales, vincula a la funcionaria como partícipe de un presunto intento de secuestro contra dos menores de edad.


El video fue compartido al canal de YouTube del periodista Jorge Armando Rocha. En la grabación se aprecia que Cuevas Nieves y un hombre ubicado como su ex pareja sentimental, fueron partícipes del delito de violencia familiar al intentar sustraer a los niños de la escuela primaria Shepherds en Azcapotzalco.


Dicho acto habría sido sin consentimiento de la madre de los menores, lo que provocó un enfrentamiento entre los tres adultos en la entrada de la institución académica, esto en diciembre de 2018.


Los infantes son hijos de Christian Israel Quiroz Oropeza, con quien la alcaldesa mantenía una relación sentimental y que en el momento del ilícito contaba con una orden de restricción mientras se resolvía en lo judicial la exigencia de la madre por el pago económico de pensiones alimenticias atrasadas de sus tres hijos.


Por su parte, el periodista Antonio Nieto reveló que la víctima exigía a Quiroz Oropeza los pagos correspondientes a noviembre y diciembre de 2019, a enero y febrero de 2021 además de todo el 2020.


La riña por la sustracción de los menores generó una carpeta de investigación en la ex Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México por el delito de violencia familiar contra el padre de los niños, aunque no se presentaron cargos contra la hoy alcaldesa de Cuauhtémoc.


El video que ha sido varias veces compartido en redes sociales, fue dado a conocer a penas dos semanas después de que Sandra Cuevas fuera denunciada por la agresión a tres policías capitalinos, quienes la acusan de privación ilegal de la libertad, robo, abuso de autoridad y discriminación.


Aunque la panista fue suspendida temporalmente de sus funciones como alcaldesa, obtuvo un arreglo con los agraviados a cambio de un pago económico, ofrecer una disculpa pública y aceptar tomar una terapia contra la ira.


Una vez solventado el asunto y volvió al gobierno de la demarcación capitalina, aunque ahora se enfrenta a la negativa de los policías, quienes aseguran que la disculpa pública no fue conforme a los términos establecidos.