Estudiantes de secundaria iranies se quitan su hiyab como protesta



En una muestra de apoyo sin precedentes, decenas de estudiantes en Irán se han quitado el hiyab y han condenado las acciones de las autoridades clericales tras la muerte de Mahsa Amini, quien fue hallada sin vida el pasado 19 de septiembre tras ser detenida por la Policía de la Moral por el “mal uso” del velo.


En videos compartidos en redes sociales se observa a las estudiantes de secundaria hasta universidad, protestar al interior o en los alrededores de los centros educativos. Todos contra el régimen del líder supremo Ali Khamenei y al grito de: “Muerte al dictador”.


En Karaj, según los informes, las niñas obligaron a un funcionario de educación a abandonar su escuela mientras le gritaban “Qué vergüenza” y le arrojaban botellas.


En videos compartidos en redes sociales se observa a las estudiantes de secundaria hasta universidad, protestar al interior o en los alrededores de los centros educativos. Todos contra el régimen del líder supremo Ali Khamenei y al grito de: “Muerte al dictador”.


En Karaj, según los informes, las niñas obligaron a un funcionario de educación a abandonar su escuela mientras le gritaban “Qué vergüenza” y le arrojaban botellas.


Las protestas se han vivido, principalmente, en Karaj , Teherán y las ciudades noroccidentales de Saqez y Sanandaj.


Varias estudiantes también fueron fotografiados al interior de sus aulas con la cabeza destapada mientras dirigen señas obscenas a los retratos del ayatolá Jamenei y del fundador de la República Islámica, el ayatolá Ruholá Jomeini.


Algunas incluso han optado por escribir “Mujer, vida y libertad” en lugar de los rostros de las autoridades que se encuentran colgados en cada salón de clases.


La represión sigue


Amnistía Internacional ha dicho que la represión del gobierno contra las manifestaciones ha provocado hasta ahora la muerte de al menos 52 personas y cientos de heridos.


Los grupos de derechos dicen que decenas de activistas, estudiantes y artistas han sido detenidos.


Las autoridades iraníes dicen que muchos miembros de las fuerzas de seguridad han muerto y acusan a Estados Unidos de explotar los disturbios para tratar de desestabilizar Irán.


La Guardia Revolucionaria dijo que cuatro miembros de sus fuerzas y la milicia voluntaria Basij murieron el viernes en ataques en Zahedan, capital de la provincia suroriental de Sistán-Baluchistán.