Suspenden lanzamiento de prueba de la nave no tripulada CST-100 Starliner por problemas en válvulas

La NASA, Boeing y United Launch Alliance (ULA) han suspendido el lanzamiento programado para hoy 3 de Agosto del segundo vuelo de prueba, OFT-2, no tripulado de la nave CST-100 Starliner de Boeing rumbo a la Estación Espacial Internacional debido a indicaciones inesperadas de posición de válvulas en el sistema de propulsión de Starliner. ‎A la espera de la resolución del problema, la siguiente oportunidad de lanzamiento disponible sería mañana miércoles 4 de Agosto a las 16:57 GMT.‎


El lanzamiento de Starliner en un cohete Atlas V de United Launch Alliance será desde el Complejo de Lanzamiento Espacial 41 en la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral en Florida.‎ Unos 30 minutos después del lanzamiento, Starliner realizará el encendido para la inserción orbital, comenzando su viaje de un día a la Estación Espacial.‎


Se espera que Starliner llegue a la Estación Espacial para acoplarse unas 24 horas después con más de 180 kilogramos de carga y suministros para la tripulación de la NASA.

La misión probará las capacidades de un extremo a otro de Starliner desde el lanzamiento hasta el acoplamiento, la reentrada en la atmósfera y un aterrizaje en el desierto en el oeste de los Estados Unidos. OFT-2 proporcionará datos valiosos que ayudarán a la NASA a certificar el sistema de transporte de tripulaciones de Boeing para transportar astronautas hacia y desde la Estación Espacial. Aunque no habrá tripulación a bordo de la nave espacial para OFT-2, el asiento del comandante de Starliner estará ocupado por el maniquí Rosie the Rocketeer, un dispositivo de prueba antropométrica de Boeing.

Durante OFT-1, Rosie fue equipado con 15 sensores para recopilar datos sobre lo que experimentarán los astronautas durante los vuelos en Starliner. Para OFT-2, los puertos de captura de datos de la nave espacial previamente conectados a los 15 sensores de Rosie se utilizarán para recopilar datos de los sensores colocados a lo largo de la plataforma del asiento, que es la infraestructura que mantiene a toda la tripulación sentada en su lugar.


Durante el acercamiento de Starliner a la Estación Espacial, la NASA y Boeing verificarán los enlaces de datos y las capacidades de comando por parte de la tripulación de la Estación, incluida una espera ordenada durante la aproximación por el astronauta y comandante de la Estación de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón, Aki Hoshide. Starliner también probará una capacidad de retirada automatizada durante la aproximación en caso de que ocurriese un problema en el eje de atraque.


Starliner también probará su sistema de navegación basado en visión para acoplarse de forma autónoma a la Estación Espacial.


Después de un acoplamiento exitoso, Starliner pasará de 5 a 10 días a bordo del laboratorio orbital antes de regresar a la Tierra con un aterrizaje en el oeste de los Estados Unidos. La nave espacial regresará con más de 250 kilogramos de carga, incluidos los tanques reutilizables del Sistema de Recarga de Nitrógeno y Oxígeno (NORS) que proporcionan aire respirable a los miembros de la tripulación de la Estación.


OFT-2 será el segundo vuelo orbital de la CST-100 Starliner y el primero del segundo módulo de tripulación de la flota Starliner. Boeing está realizando esta segunda prueba orbital para demostrar que el sistema Starliner cumple con los requisitos de la NASA, incluido el acoplamiento a la Estación Espacial.