Investigadores podrían haber descubierto posible causa de hepatitis infantil aguda

El pasado mes de abril se detectó en Escocia un brote de hepatitis infantil aguda de origen desconocido.



Un grupo de médicos del Reino Unido reveló que el recién aumento de casos de hepatitis en niños puede ser ocasionado por la presencia de dos agentes infecciosos, el virus adenoasociado 2 (AAV2) y el adenovirus (HAdV), por lo que queda descartada la probabilidad de una infección por SARS-CoV-2, informó este lunes la Universidad de Glasgow en Escocia.


En abril de 2022 comenzaron a brotar casos de inflamación hepática grave. Diferentes países registraron casos pediátricos relacionados con hepatitis de origen desconocido.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha contabilizado desde abril 1.010 casos sospechosos en 35 países, incluyendo 22 muertes y se han practicado 46 trasplantes de hígado.

De los 268 casos reportados, la mayoría eran niños en el Reino Unido menores de cinco años, asimismo, de los 189 pacientes que fueron hospitalizados 74 fueron ingresados a la unidad de cuidados intensivos y 12 de ellos, necesitaron un trasplante de hígado.


Debido a las circunstancias se realizaron dos estudios independientes de investigadores británicos que señalan que el posible aumento de casos de hepatitis aguda en niños podría estar relacionado con un virus infantil común.


Un virus que está presente en el 96% de los casos

Las primeras investigaciones, indican que el adenovirus, una tasa de virus que causa el refriado común podría estar implicado con los casos de hepatitis infantil.

Otro virus que está presente en la mayoría de los casos es el virus adeno asociado 2 (AAV), de acuerdo a estudios recientes por la Universidad de Glasgow y el Hospital Great Ormond Street de Londres. Este virus estaba presente en el 96% de los casos que se realizaron en ambos estudios.


Sin embargo, los investigadores aún no descubren si el AAV2 encontrado en las muestras de los niños se debe a una infección previa por adenovirus o a una causa en sí misma.

"Hay muchas preguntas sin respuesta y se necesitan con urgencia estudios más amplios para investigar el papel del AAV2 en los casos de hepatitis pediátrica, es necesario entender más sobre la circulación estacional del AAV2, un virus que no se controla de forma rutinaria; y puede ser que un pico de infección por adenovirus haya coincidido con un pico en la exposición al AAV2, lo que lleva a una manifestación inusual de hepatitis en niños pequeños susceptibles" expresó Emma Thomson, profesora de la Universidad de Glasgow